lunes, 9 de julio de 2012

La intuición, ¡empecemos!

Félix, mi tutor de proyecto, me propuso hablar de la intuición y por algo será. En concreto de la relación entre intuición y espiritualidad. Cuando, durante nuestros primeros contactos, le comenté sobre el libro de Danah Zohar que estaba leyendo en ese momento: "Inteligencia espiritual" y que tanto me estaba gustando, le surgió relacionar espiritualidad e intuición, iba a decir de forma intuitiva y probablemente así fue. Os preguntaréis que tiene que ver la inteligencia espiritual con la realización a través del trabajo, pues bien, tienen mucho que ver, es más, diría que tiene "todo" que ver, pero esto lo dejo para más adelante y ahora me centro en la intuición.


La definición oficial de intuición la tenéis aquí. Yo voy a daros mi versión sincrética de la misma, realmente hablaré de ella desde varios enfoques, cada uno de ellos relacionado con un modelo del mundo.


En la psicología occidental, con su división entre consciente y subconsciente (e inconsciente), la intuición sería el conjunto de mensajes que el subconsciente envía al consciente. Son mensajes elaborados por nuestro "K" particular, con una capacidad desconocida de petaflops, que bien bajo demanda o de forma espontánea, tiene a bien regalarnos. 


Bajo el punto de vista del yoga, y a estas alturas diría que bajo el punto de vista de la mística, se habla de la conciencia universal a la que la conciencia individual, nosotros, mientras vivamos separados de ella en la dualidad, intentamos aproximarnos. La intuición sería el conocimiento adquirido cuando entramos en contacto con la conciencia universal.

En el mundo de los chamanes se da mucha importancia a los sueños; a través de ellos podemos obtener conocimiento y también transformar nuestra realidad. Algunos autores recomiendan tener un cuaderno a mano, para ir anotando los detalles de los sueños antes de que se desvanezcan, porque en ellos se encuentra información de valor.

Cualquiera de los enfoques anteriores nos muestra una fuente de conocimiento: el subconsciente, la conciencia universal (Dios) o el mundo de los sueños, diferenciado de nuestra conciencia de todos los días. Con esta fuente entramos en contacto de forma voluntaria e involuntaria.
Intuición
http://www.yankodesign.com/2011/07/29/turn-tap-for-usb-power/

Ahora vienen las preguntas: ¿y esto para qué sirve? ¿esto se desarrolla? ¿y yo cómo sé cuando...? ¿se puede sistematizar? etc... etc... 

Y aquí entro yo con la varita mágica y lanzo una presuposición no demostrada científicamente: La fuente de conocimiento está accesible a TODOS, e igualmente TODOS estamos en contacto con ella, de forma voluntaria e involuntaria.


Mi receta para disponer de esta fuente de conocimiento es simplemente darle valor. Poner la etiqueta de "información importante" a todas esas cosas que se nos pasan por la cabeza, bien sea cuando estamos entre dormidos y despiertos, cuando paseamos, cuando nos sentamos a meditar, cuando nos paramos a observar un paisaje, cuando esperamos en la cola del hiper, etc.... Porque esas "cosas" que nos vienen a la cabeza son informaciones altamente cualificadas, y yo diría que útiles para nuestro momento particular.

¡Ponedlas a prueba! aunque sea tan solo por unos días. Comprad un pequeño cuaderno y permitiros experimentar.... ¡es muy agradable!