martes, 31 de enero de 2017

Colectivismo y Felicidad

En esta entrada voy a hablar una vez más de la felicidad, del bienestar subjetivo, de la cual también hablé aquí.

Hablaré de las diferencias entre colectivismo/individualismo al definir qué es el bienestar subjetivo, dónde se encuentra la Felicidad.

El bienestar subjetivo, felicidad, se refiere a la manera en que las personas experimentan la calidad de sus vidas e incluye: aspectos racionales, satisfacción ante la vida, y valoraciones emocionales tanto positivas como negativas.

Interesado por el tema llegué a "The science of the subjective well-being" que es una compilación donde se recogen estudios de diferentes autores y entre otras cosas habla de las diferencias, en cuanto a la Felicidad se refiere, entre las sociedades colectivistas e individualistas.

Siempre según este libro, parece ser que las sociedades individualistas reportan mayores niveles de felicidad que las colectivistas.

Ahora bien, no nos quedemos con esta afirmación como algo absoluto, porque como ser verá en la segunda mitad de este largo post, todo depende.

Para repasar conceptos, en las sociedades colectivistas prima el bien común sobre bien individual: Japón, China y Corea y en las sociedades individualistas prima el bien individual sobre el bien común: USA y las europeas.

Según los estudios del libro en cuestión, las sociedades individualistas producen más individuos felices por varias razones. A continuación os muestro varios fragmentos traducidos libremente que muestran estas razones:
La constante fricción entre deseos individuales y limitaciones sociales. El individuo cede sus impulsos individuales a cambio de recompensa social. En consecuencia los individuos de sociedades colectivistas son más propensos a frenar sus instintos auto-gratificantes, incluida la felicidad personal, en su búsqueda de la aprobación social. Se puede aceptar que la aprobación social reporta felicidad, pero no es felicidad en si misma. 
De hecho, varios académicos han argumentado que incluso en culturas colectivistas, la gente que adopta valores individualistas reporta niveles de bienestar subjetivo y auto estima más altos que los que tienen mentalidad colectivista. Resultados preliminares de la universidad de Corea indican que el bienestar subjetivo está relacionado positivamente con una auto-imagen independiente y negativamente con un punto de vista interdependiente. 
Parece ser que las formas de pensar que se salen del patrón social dominante (interdependiente en culturas colectivistas e independiente en individualistas) tienen mayor conexión con la felicidad. También hay que considerar el precio de salirse de las normas colectivas, que ocurre más a menudo en las sociedades colectivistas.
El colectivismo alimenta sin intención varias cualidades que traban el camino a la felicidad. El compararte con elementos sociales externos, hace perder las referencias de la felicidad personal.
También está la motivación personal, que en muchas ocasiones es mas defensiva que pro activa. Porque el beneficio de cumplir con las expectativas es menor que el de fallar en su consecución.
Por otro lado la experiencia y la expresión de la felicidad está menos valorada en oriente que en occidente. Las expresiones de potenciación personal como el orgullo y felicidad, tienen el potencial de molestar a la armonía interpersonal.
Y así algunas más.



La primera reacción que tuve fue pensar que aquí fallaba algo, o el concepto o la forma de medir, sin acertar a saber qué exactamente. No acababa de creerme que siendo el "ayudar a los demás" o el "bien común" valores elevados en el crecimiento personal, estos no reportaran felicidad.

Así que me puse a buscar y llegué a esta página web que hablaba del bienestar subjetivo en Japón , ¡qué casualidad! Si seguís este blog ya sabéis que este país y algunas de sus peculiaridades son objeto de más de una entrada.

Este lugar web viene a decir que los indicadores y la forma de medir la felicidad en occidente no deben ser los mismos que en oriente, donde el propio concepto de Felicidad es diferente.

Para empezar, en los países colectivistas, la gente mayoritariemente considera que estar todo el tiempo feliz no es el estado ideal, sino que estar feliz un 70% o incluso un 50% del tiempo es más deseable. La vida está compuesta por momentos buenos y momentos malos y así debe ser.

Además la felicidad individual se percibe en relación a la felicidad de la media, soy feliz en la medida que lo son las personas que valoro y las que me rodean, y además en un grado similar. Exagerando, soy feliz porque los que valoro también lo son y ser más feliz que ellos me haría infeliz, valga la expresión.

Además también existe otro factor importante que es la armonía con el entorno, la Naturaleza.

Con todo lo anterior, una vez más, vemos que la Felicidad como ideal del ser humano, está influida por el contexto, las creencias, la cultura. El alcanzarla o no, dependerá en cierta medida de cómo la definamos.

A continuación os dejo con la traducción y al final del post encontraréis un par de gráficas con "la paradoja de la felicidad", en la cual coincidimos individualistas y colectivistas.
En comparación con las personas en los países occidentales que buscan el bienestar como una manera de estimular su sentido de la autoestima, la sensación de bienestar subjetivo de los asiáticos proviene de "relaciones", por ejemplo, de agradecimiento y consideración por los demás, y de vivir en armonía con la naturaleza. Además, la medición de sentido de lo que es la media de la población, es significativo en un contexto de comprensión de las diferencias culturales y la fuente del bienestar de los japoneses.
Un estudio piloto de la generación más joven tiende a verificar la eficacia de las tres categorías indicadas anteriormente para la identificación de sentido de bienestar desde múltiples perspectivas de las personas. Una característica remarcable de este estudio es que muchas personas respondieron que su estado ideal no era "sentirse felices en el 100% de las ocasiones", sino que "sentirse felices el 70-80% del tiempo e infelices el 20-30% de las ocasiones" o "sentirse felices el 50% del tiempo". 
Buscando las diferencias en el estado ideal, las personas que relativamente experimentaban el estado de felicidad de forma extrema, es decir, los que dijeron sentirse 10 (muy felices) o 0 (muy infelices), eligieron su estado ideal como "sentirse felices todo el tiempo (10)". Pero de forma generalizada las personas eligieron su estado ideal en "sentir la felicidad el 70-80% de su tiempo" o "sentir felicidad el 50% de su tiempo," reflejando una tendencia general. Si el estado ideal de bienestar japonés no significa "sensación de felicidad en el 100% de las ocasiones," bajas puntuaciones medias de la felicidad hasta cierto punto pueden no indicar necesariamente problemas de felicidad.
Según Yukiko Uchida, profesora asociada en el Centro de Investigación KOKORO de la Universidad de Kyoto, la felicidad en los países occidentales se logra haciendo más deseables/valiosas las cualidades de uno mismo, pero sin embargo, la felicidad en los países orientales incluye la percepción de que "demasiado bienestar puede eventualmente conducir a la infelicidad","La vida está para experimentar igualmente tanto lo bueno como lo malo", y "cada cual debe considerar el equilibrio con todo lo que le rodea".
Uchida señala la importancia del sentido de lo que es el promedio (una escala de felicidad cooperativa) para la idea de felicidad estilo japonés. Utilizó el estudio sobre la generación más joven para analizar estadísticamente la relación entre el bienestar actual y el sentido del promedio y encontró una correlación. Una escala de bienestar cooperativo se mide a través de elementos tales como "Creo que las personas cercanas a mí también se sienten felices, no sólo yo mismo", "No tengo ninguna preocupación seria", "Lo estoy haciendo bien como la gente alrededor mio" "Me siento reconocido por la gente que me rodea", "Tengo una vida cotidiana estable aunque sea normal", "Creo que soy tan feliz como la gente que me rodea", "Creo que estoy haciendo Feliz a la gente importante para mí"," Estoy seguro de que estoy logrando una vida promedio como la gente que me rodea", "Puedo hacer lo que quiero hacer sin causar problemas a nadie".
Sobre la base de estos resultados, los indicadores propuestos para el bienestar subjetivo japonés se dan en el informe como sigue: (1) Sensación subjetiva de Felicidad (2) Estado ideal de felicidad, (3) Nivel esperado de felicidad en el futuro, (4) Sentido de lo que es promedio, y (5) Experiencia emocional y diferencias en la felicidad dentro de los hogares.
Lo que si parece ser una característica común en ambas culturas, colectivistas e individualistas es que el aumento del producto interior bruto (GDP) no aumenta el porcentaje de población que dice sentirse feliz, "la paradoja de la felicidad", que el dinero no hace la felicidad, que diría la sabiduría popular.